Los tiempos evolucionan y la crisis aprieta. Por eso, lo que hasta hace algunos años valía para vender nuestras mimadas motos “Siempre en garaje, muy cuidada.” Ahora de poco sirve. Y creerme cuando os digo que precisamente ahora es el momento de comprar una moto de segunda mano a buen precio. Por lo tanto, también es el momento de poder vender vuestra moto sin necesidad de poner un precio de regalo, pero evidentemente siendo realista con el valor que actualmente le da el mercado.

Por eso hemos querido enumeraros unos cuantos consejos que os ayudarán en la venta. Además seguro que muchos de vosotros cuando habéis puesto a la venta la moto, habréis recibido unas cuantas proposiciones ofreciendo cambios, pero claro, lo que primero tenéis que tener bien claro es si lo que queréis es hacer dinero vuestra montura, o no os importaría realizar un cambio. Pero ahora nos centraremos en la venta pura y dura con estos cinco consejos.

Antes de nada tened en cuenta que siete de cada diez compradores de cualquier producto, utilizan internet para informase sobre él y por supuesto con las motos ocurre lo mismo. Tanto con las nuevas como con las de segunda mano. He visto posibles compradores que conocían mejor el modelo que iban a comprar que el propio dueño que llevaba con la moto más de cinco años. Por lo tanto el primer consejo que vamos a dar, es uno fundamental aplicable a cualquier venta. No trates de engañar o mentir a nadie, cuanto más sincero seas en la venta de tu moto, antes la vas a vender, si el precio de mercado es acorde con lo que ofreces.

Limpia tu moto

Ya sabéis que la primera impresión es la que cuenta y cada vez me parece más increíble que haya vendedores que no se ocupen ni siquiera de hacer más atractiva la moto que ponen a la venta con un sencillo y buen lavado. Habrá algunos que digan que a ellos la suciedad no les importa a la hora de ir a ver una moto, pero estadísticamente no es así. Está comprobado que cualquier vehículo de segunda mano con una limpieza a conciencia, se vende antes que el que no lo está. De hecho, a mí personalmente, solamente en la zona del motor es la única que agradezco que no se haya limpiado, para así poder detectar más fácilmente cualquier tipo de fuga.

Ten a mano toda la documentación posible

No te limites solo a la documentación “oficial” por así decirlo. Si dispones del libro de revisiones de la moto, o su manual, o las últimas facturas del taller donde realices el mantenimiento, o las reparaciones, serán documentos que el futuro comprador agradecerá que se los muestres para hacerse una idea más aproximada del trato que le has dado a la moto. Incluso el informe de la ITV donde se anotan las faltas leves o graves que ha tenido la moto en la última inspección, también es uno de los documentos que dan confianza al comprador aun cuando tenga anotadas algunas faltas.

Explica bien el historial de tu moto

Pero ten en cuenta la regla principal que te indicábamos al comienzo. No engañes, nunca. Ni en la edad de la moto, ni en el número de propietarios anteriores y mucho menos con los kilómetros. No veo el sentido que tiene, que algunos vendedores indiquen erróneamente en sus anuncios cual es el año de su moto. Si no te has dado ya cuenta antes por las fotos, al revisar la documentación descubrirás el absurdo engaño que será un motivo más de desconfianza, que pondrá al comprador en una situación defensiva.

Por supuesto tocar los kilómetros del marcador, aparte de ser un delito que te puede traer muchos dolores de cabeza, se puede descubrir fácilmente por cualquier comprador espabilado. Además, ahora es muy sencillo hacerse con un informe de tráfico donde poder realizar algunas comprobaciones con la historia que cuenta el vendedor. Y no te quiero ni contar si tienes el número de bastidor, la de información que se puede conseguir con este.

Cambia algunas piezas desgastadas por el uso

Igual que considero fundamental tener tú moto perfectamente limpia en el tiempo que esté a la venta, también considero que hay algunas piezas que si están desgastadas no cuesta mucho cambiarlas y le darán otro aspecto más nuevo y apetecible a vuestra moto. Por ejemplo una de las más sencillas son los puños del manillar. Si están desgastados darán un aspecto viejo y de mucho uso. También como todo compraventa profesional sabe, si pones la placa de matrícula nueva y reluciente hará que el conjunto del vehículo tenga un aspecto más nuevo. Por supuesto elementos como las ruedas o la batería nueva pueden hacer que un posible comprador se decida a comprarla por estos pequeños detalles que no requieren mucha inversión.

Realiza una buena promoción y ajusta el precio

No te limites a anunciar tu moto en una única página de segunda mano. Hazlo por lo menos en dos o tres, de las que más visitas tienen en la red. Además, no necesariamente tienen que ser únicamente especializadas en la venta de motos. De hecho te recomiendo que vayas de un extremo al otro. Anuncia tu moto yendo desde el foro más especializado donde solo se hable de tu modelo, pasando por la página de venta de motos, hasta llegar a la más generalista donde se anuncia cualquier tipo de producto de segunda mano.

Y por supuesto, por muy limpia que tengas la moto, por muchos documentos que tengas y por muy sincero que seas en tu anuncio, si el precio está fuera de mercado mucha suerte tienes que tener para venderla. Todos tendemos a sobrevalorar nuestras propias pertenencias y cuando estamos hablando de nuestras motos la cosa se agrava. Por lo tanto si han pasado semanas sin ni siquiera recibir una sola oferta por tu moto, seguro que has fallado en el precio. Haz un chequeo en cualquier página de venta de segunda mano de ese modelo, con esos mismos años y parecidos kilómetros, que te permita hacer una idea del dinero que están pidiendo otros vendedores en tu misma situación. Además, si realmente no estás nada interesado en algún cambio, ponlo en el anuncio.

Publicado: 19 de Diciembre de 2016