Publicado: 23 de Febrero de 2017

Así funcionarán las cámaras y sensores de la DGT para multarte (o avisar de peligros)Tráfico ha aprobado medidas para cazar a los conductores imprudentes o para señalizar mejor 45 cruces peligrosos que, a partir de ahora, serán inteligentes

La tecnología V2V ('Vehicle to Vehicle'), o una versión un tanto 'sui generis', llega a las carreteras españolas. Lo ha anunciado hoy el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, al detallar las nuevas medidas que la Dirección General de Tráfico va a implementar para reducir la siniestralidad en carretera. Entre ellas se encuentran la instalación de cámaras que detecten el uso del cinturón de seguridad o una primera versión de la tecnología V2V, tal y como la denomina la DGT, que dotará de 'inteligencia' a 45 cruces peligrosos. El coste total de estas mejoras se estima en 11,7 millones de euros. Pero, ¿cómo funcionarán estos sistemas?

Los nuevos radares ya están aquí, pero existen trucos (legales) para localizarlos

'App' y redes sociales se complementan para mantener al conductor informado en todo momento. Estas son las triquiñuelas que puedes utilizar para que la DGT no te multe

Los llamados cruces inteligentes son una de las medidas más llamativas de este paquete de mejoras impulsadas por el ministerio de Interior. La tecnología se aplicará en 45 intersecciones y lleva en funcionamiento en cuatro de ellas desde el pasado verano (en A Coruña, Navarra, León y Madrid) y el coste de instalación está presupuestado en 2,4 millones de euros. Entre 2012 y 2014, se dieron 48 accidentes en esos cuatro puntos con un saldo de tres muertos y 74 heridos.

El uso de la llamada tecnología V2V envía señales a un vehículo que va por una vía cuando un segundo va a iniciar una maniobra de incorporación para, así, advertir de un posible peligro en los metros venideros. Unos sensores serán los encargados de detectar cuando un autómovil se va a incorporar y enviarán datos a una señal que se iluminará para advertir a los coches que vengan por esa misma vía pero no tengan visibilidad de la maniobra.

Así funcionan los cruces inteligentes que la DGT instalará en 45 puntos de las carreteras españolas. (DGT)

"Me parece un poco osado que la DGT lo llame tecnología V2V porque en realidad no se transmiten datos", opina Rubén Fidalgo, experto en automoción. Fidalgo subraya que la tecnología V2V es aquella que "permite que los coches envían y reciban datos". Por ejemplo, un vehículo parado en un stop informaría al resto del tráfico de su situación. "Para lograrlo es necesario que los coches estén conectados a la red porque las señales de tráfico también 'hablarán'", explica. Esas señales que se comuniquen con los ocupantes de la vía serían capaces de advertir de las condiciones metereológicas entre otras mejoras.

En la actualidad, "sólo el Mercedes Clase E" incorpora esta tecnología y los nuevos modelos del BMW Serie 5 también la tendrán. Y aunque este experto en automoción no se atreve a utilizar la etiqueta V2V, la información facilitada por la DGT asegura que los vehículos que lleven esta tecnología incorporada también recibirán una señal acústica o un indicador luminoso que les alertará de la presencia de otro coche durante los próximos metros.

Ponte el cinturón

Otra de las medidas estrella presentadas por el ministro de Interior es la implantación de cámaras que permitan detectar a aquellos conductores que no lleven puesto el cinturón de seguridad. Para ello, se van a implantar más de 200 unidades en todas las carreteras de las comunidades donde la DGT tiene las competencias para la vigilancia y la regulación del tráfico.

Estas cámaras detectan de manera automática si un conductor está circulando sin el cinturón de seguridad y lo envían a un centro de monitorización en el que se pasa un primer filtro. "Se verifica que la calidad de la imagen sea la adecuada y se envían al centro de denuncias de León", explica en un vídeo Jaime Moreno, subdirector de gestión de la movilidad de la DGT.

Un 30% o 40% de las imágenes captadas por la cámara se revisan de manera manual para identificar a los conductores que viajan sin cinturón

En ese centro de León es donde se efectúa un segundo análisis que, en palabras de Moreno, "descarta el 60 o 70 por ciento de imágenes en las que el conductor sí lleva el cinturón". ¿Qué sucede con ese porcentaje restante? Es un operador el que las revisa una a una para proceder a imponer una sanción en el caso de que el conductor este cometiendo una infracción. El coste, 200 euros de multa y la retirada de tres puntos del carnet. Las multas (y los avisos de peligro) están a punto de tecnificarse más que nunca.