Publicado: 8 de Junio de 2016

“Algo pasó con la moto, Luis Salom estaba totalmente fuera de la trazada”


La telemetría muestra que llegó muy rápido a la curva 12 y que ejerció una presión en el freno ocho bares superior a la habitual



Luis Salom falleció el viernes a los 24 años tras un accidente terrible en el circuito de Montmeló, donde hoy se celebrará el gran premio de Catalunya. Habrá un minuto de silencio a las diez y cuarto de la mañana y tres carreras. Las causas del accidente todavía se desconocen, aunque van descubriéndose algunas pistas. El SAG Racing Team, equipo para el que corría el piloto mallorquín, observó al revisar la telemetría que Salom llegó a la curva 12, lugar de los hechos, a gran velocidad, aunque no quiso hacer públicos los datos. Normalmente, se alcanzan los 150 Km/h, pero él superaba con creces esas cifras. Además, explicó a este diario Edu Perales, coordinador del equipo, frenó muy fuerte, “como unos ocho bares de presión más de lo normal, lo que provocó una reacción inmediata sobre la horquilla delantera”, justo antes de perder el control de la moto, caer al suelo y deslizarse hacia su fatal destino.

Quedan muchas incógnitas por resolver, pero si algo está claro es que la muerte de Luis Salom el viernes no fue solo cosa de la mala fortuna. “Todavía no sabemos qué ocurrió. Pero Salom estaba totalmente fuera la trazada, algo pasó”, apuntaba a mediodía Carmelo Ezpeleta, consejero delegado de Dorna, empresa organizadora del Mundial de motociclismo. Y se explicó: “La trazada es extraña. Estuvimos en la zona del accidente, está la marca del neumático y se ve claramente que no estaba en la línea; no estaba tomando la curva. Algo ocurrió, por eso queremos que se estudien bien los datos de la moto. Según Edu Perales, sus tiempos estaban siendo dos décimas más lentos que en el parcial anterior”.

Y así era. Cuando se cayó ni siquiera estaba en vuelta rápida, no en vano era el primer giro de su segunda tanda de aquel último entrenamiento del día. La telemetría no explica el fallo mecánico, y el equipo tampoco reconoce ningún otro problema, pero el hecho de que llegara a tanta velocidad a aquella zona, con la moto erguida y totalmente fuera de la trazada, obliga a buscar más respuestas.

La curva 12

El problema fue que la moto rebotó contra las defensas y le golpeó a él

Según Franco Uncini, representante de la Federación Internacional de Motociclismo (FIM) en la Comisión de Seguridad, nunca ningún piloto se quejó de que la curva 12 fuera especialmente peligrosa. Tampoco pidió en ningún momento la Comisión de Seguridad que se sustituyera el asfalto de aquella escapatoria por grava cuando la Fórmula 1 dejó de utilizar aquella curva, lo que, quizá, hubiera frenado la moto y evitado que acabara rebotando en las protecciones y golpeara a Salom. “A veces, el asfalto es necesario en algunas zonas, porque permite frenar cuando te vas recto; la grava, sin embargo, te hace caer”, apuntaba el ex piloto, que añadió: “El principal problema de Salom fue que su moto rebotó contra las defensas y le golpeó a él. Fue un incidente fatal”.

Nuevo trazado para el GP de Catalunya.

Ocurrió, además, que la Kalex se coló por la rendija de la junta que une dos de las defensas, lo que pudo provocar que saliera despedida con más fuerza. ¿Se pueden mejorar las defensas? “Estamos muy contentos con la seguridad que tenemos en los circuitos, pero sabemos que tenemos que seguir trabajando en todos los aspectos: en el asfalto, los pianos, las defensas, el césped… Seguiremos estudiando cómo mejorar la seguridad”, se limitó a decir Uncini.

Ocurrió, sin embargo, que ya por la tarde el discurso sobre aquella curva 12 tuvo que ser puntualizado por algunos pilotos. Sí hubo si no quejas o como mínimo un debate en torno a la peligrosidad de aquella zona del estadio. “Discutimos sobre esa curva en el pasado, pedimos que se pusiera grava, pero al final se pusieron unas protecciones (air fence) y estuvimos todos de acuerdo en que así sería seguro. Era muy difícil imaginar que algo así [el accidente que costó la vida a Salom] pasaría”, explicó Márquez tras una tensa discusión en conferencia de prensa con un periodista.

La Comisión de Seguridad

Fue a Edu Perales, como enlace con la familia, a quién se le consultó sobre la idoneidad de continuar con la programación prevista. La madre, María Horrach, desconsolada en el Hospital, no estaba para atender a ese tipo de peticiones. Así se lo hizo saber Perales, que no se separó de ella, a los miembros de Dorna. “Nos dijo que lo que decidiera la Comisión de Seguridad al equipo le parecería bien”, explica Ezpeleta.

No podíamos dejar que siguieran corriendo como si nada, porque si ha ocurrido una vez, puede volver a pasar

A la reunión de la Comisión de Seguridad, celebrada cada viernes de gran premio, asistieron diez pilotos y, junto a los miembros de Dirección de Carrera decidieron que habría gran premio y cómo celebrarlo. Según Ezpeleta, los pilotos tuvieron claro desde el principio que no querían correr en las condiciones en las que lo estaban haciendo y que querían evitar esa curva 12. También la diez como la hacían hasta ahora. Eso sí, “en ningún momento ningún piloto se planteó cancelar el gran premio”, añadió.